COLUMNA EL CONDE CHAUCATO : Nueva Zelanda, el Perú y Nasca

Una competencia deportiva ha ocasionado un impensado e inusual acercamiento con Nueva Zelanda, uno de los países más alejados del planeta respecto al Perú. Claro que distante solo en términos geográficos, pues según algunos eruditos etnólogos y antropólogos, etc., existen remotos eslabones raciales y culturales que nos unen, como un puente que trasciende el tiempo y la distancia: Continuar leyendo “COLUMNA EL CONDE CHAUCATO : Nueva Zelanda, el Perú y Nasca”

COLUMNA CONDE CHAUCATO : Toribio de Mogrovejo estuvo en Nasca

En nuestra incesante búsqueda hemos hallado otro excepcional visitante de nuestro amado pueblo: Don Toribio de Mogrovejo, nacido en España en 1538. Entre otros cargos y ocupaciones, fue Inquisidor en Granada. Por sus innatas virtudes y méritos fue nombrado segundo Arzobispo de Lima (1579), por muerte de su antecesor, don Jerónimo de Loayza. Pero, como él no era sacerdote, debió ser exceptuado de algunos requisitos para ser ordenado como tal. Recién entonces se embarcó con destino al Perú.

Cuentan las crónicas:
“Tras desembarcar en Paita el 24 de abril de 1581, Toribio recorrió las 600 millas que le separaban de Lima, a lomos de mula y a pie, bautizando y predicando a los nativos. A su llegada a la capital, el 11 de mayo de 1581, y sin apenas tomar tiempo para tomar posesión del arzobispado, se propuso conocer y recorrer la inmensa jurisdicción a su cargo…”
“Era el 11 de mayo de 1581. El día 4 se le había adelantado, desembarcando en el Callao, el nuevo virrey don Martín Enríquez de Almansa, que tan cordialmente iba a colaborar con el arzobispo en todas sus iniciativas. Inmediatamente inició sus viajes de arzobispo misionero, pues en agosto dio principio al primero hasta Nazca, en el sur, donde permaneció hasta fines de enero de 1582, esto es, unos cuatro meses…”
“Nada más llegar a Lima, traía como primera misión el encargo real de convocar y celebrar el Concilio Provincial. De este modo lo convocó para el 15 de agosto de 1582. Este intervalo de tiempo, de mayo de 1581 a 15 de agosto del 1582 lo empleará en visitar los Llanos de La Nazca…”;
“…llegado a Lima en 1581, ahora emprende la visita del sur, hasta Nazca. Allí permanece hasta enero del 1582 debido a su apoyo a la publicación, predicación y distribución de la Bula de Cruzada…”
Las Bulas son documentos pontificios a manera de decretos. La Bula de la Cruzada contenía “favores espirituales” destinados a quienes se comprometían a participar en la lucha contra los “infieles” musulmanes, tanto de forma directa (en la guerra) como indirecta (a través de una limosna.)
Precisamente y estando –como se señala líneas arriba- en Nasca (en los “llanos de la Nasca), Toribio escribió: “Andando ocupado en esta visita, tuve noticia de la llegada de las bulas de la Sancta Cruzada a ésta ciudad, e inmediatamente me partí luego para me hallar a la publicación y expedición de ellas, como cosa que tanto toca al servicio de vuestra Majestad, y lo haré en todo lo demás que se ofreciere a él tocante […] Por lo cual, fue acrecentada la hacienda de vuestra Majestad en mucha más cuantía que en las predicaciones pasadas”
La aplicación del Arzobispo y demás autoridades religiosas fue tal que alguien anotó: “…el 8% de los tesoros que llegan de Indias para la Real Hacienda, los proporciona la Bula de la Santa Cruzada”. Es decir, ésta era un instrumento de recaudación de fondos.
De acuerdo pues, a la información histórica ofrecida, podemos concluir que don Toribio de Mogrovejo arribó a nuestro pueblo de Nasca en octubre de 1581, ¡Hace 436 años! ¿Y qué encontró en Nasca? Una población que, pese al saqueo y desgaste que le ocasionaran las guerras civiles entre los conquistadores, había sabido reponerse y recuperar su bonanza. Esto es totalmente coherente con lo que describió de nuestro pueblo el cronista indio Guamán Poma de Ayala, el mismo que estuvo allí entre 1595 y 1600. Y también el cronista Pedro Pizarro quien destacó su bonanza y que por tal, se trataba de toda ¡Una Provincia del Virreinato!
Toribio ingresó a Nasca entre frondosas chácaras y huertas, alcanzando un polvoriento casco urbano en el que seguramente aún se conservaba la “picota” y donde destacaba su pequeña capilla, hecha de carrizo y barro. Su fisonomía respondía a la denominación que le dieran los conquistadores: “pueblo y doctrina de Indios”. En esa oportunidad le habrían solicitado los agustinos la ejecución del testamento del Curaca don García Nanascca y su venia para erigir un convento e iglesia, que a la vez cumpliría un rol de asistencia hospitalaria para los más necesitados.
La jurisdicción arzobispal de Lima comprendía: por el norte hasta Lambayeque; por el nor-oriente hasta Chachapoyas y Moyobamba; por el oriente hasta el valle del Mantaro, Huánuco y provincias de Angaraes, y por el sur hasta Nasca y Acarí. Toribio de Mogrovejo ha sido reconocido como el mayor y más grande catequizador y andante: en su larguísimo peregrinar recorrió una extensión muy cercana a la medida de la circunferencia de la tierra en el ecuador (unos 40,000 kilómetros). ¡Qué diferencia, amable lector! Los “pastores” y sacerdotes de hoy ya no calzan sandalias ni se les ve andando las calles; mucho menos caminos de herradura. Ahora son citadinos y conducen modernos y potentes vehículos y recorren menos que lo hecho por Toribio a pie y en mula.
De acuerdo a la crónica de sus viajes (entre 1593 y 1605, realizó cuatro visitas pastorales) visitó hasta dos veces a nuestro pueblo de Nasca, entre 1598 y 1599. De la primera dan fe los párrafos del inicio; y de la segunda, lo escribió de su puño y letra en su “Libro de Visitas”. Página 160: Año 1598: “Hay en el pueblo de Palpa, 150 personas”. “Pueblo de la Nasca. Hay en el pueblo de la Nasca, 62 tributarios. Hay solteros tributarios 8. Hay viejos, 19. Hay reservados, 4. Hay ausentes, 50. Hay muchachos y muchachas, 150. Hay forasteros, 40. Y todas las personas que hay son 813, Tiene de Sínodo ésta Doctrina, 266 pesos ensayados”.
En la página 164: f/195: 1598 “En el pueblo de Santiago de la Nasca: 124. más en el dicho pueblo: 60 personas; más en el dicho pueblo se confirmaron 130. Ítem en el dicho pueblo: 19. Ítem en el dicho pueblo: otros 2.Ítem en el dicho pueblo de la Nasca: otras 4.
“El año de 1599 años, en el pueblo de Ingenio confirmó su SEÑORÍA de tornaviaje, 50 personas. Más, en el dicho Ingenio se confirmaron otras 15. Ítem en el dicho Ingenio, otras personas. En el pueblo de Palpa, 5.
Cuéntase que: “Al entrar en una población el arzobispo bendecía a cuantos lo habían recibido y a continuación oraba en el templo o capilla. Celebraba luego la santa Misa y se alojaba en la casa cural. Comía frugalmente lo común del país. Revisaba cuidadosamente la iglesia y los libros parroquiales por sí mismo o por alguno de sus acompañantes. Predicaba a españoles e indios en su idioma respectivo, sin aceptar regalos, mientras que él hacía limosnas a los necesitados. Procuraba no detenerse más de lo necesario para no ser gravoso. Con gran celo movía a los fieles a construir iglesia o capilla, si no la había, y él solía dotar a las más pobres con imágenes y ornamentos sacerdotales…”
Fue bueno “hasta la credulidad” y desprendido con los pobres. Claro que, pese a sus esfuerzos sobre humanos no pudo suprimir la fe y culto oriundos. En sus andanzas recogió y verificó quejas de abusos plasmándolas en sendas cartas al rey (1583) denunciando que los Corregidores se entrometían en asuntos religiosos, que utilizaban indiscriminadamente la mano de obra gratuita y el dinero de los indios para sus intereses privados. Y que, en el colmo, rechazaban invertir ese dinero en construir o reparar las iglesias o en construir hospitales para los indios más pobres y desvalidos. Por todo ello, por demostrar una bondad “excesiva” y hasta convivir con ellos y aprender y hablarles en su lengua, su labor fue criticada y él mismo, vilipendiado.
Murió (el 23 de marzo de 1606) en el pueblo de Zaña (Lambayeque). En el oficio de honras fúnebres, tocaron y cantaron 6 indios. Nosotros no discutiremos aquí el título de “santidad” y otros que posteriormente se le han otorgado. Para nosotros importa más el justo y merecido reconocimiento a un hombre íntegro y Toribio es uno de los más íntegros de los que tenemos noticia. Porque lejos de nuestra lectura sobre religiones, nos identificamos plenamente con su amor y respeto al prójimo, especialmente pobres y desvalidos; convicción que lo hizo enfrentar a poderosos, incluyendo el prepotente Virrey Hurtado de Mendoza.

Fuentes: Libro de visitas de Santo Toribio de Mogrovejo (1593-1605). Introducción, transcripción y notas de José Antonio Benito.

condechaucato@yahoo.es

COLUMNA Pronunciamiento sobre Lavado de Activos – Pleno Jurisdiccional Casatorio

Por fin la Corte Suprema decidió dejar sin efecto el carácter vinculante de la Casación 92-2017-Arequipa, emitida el pasado 8 de agosto por la Segunda Sala Penal Transitoria, presidida por el juez César Hinostroza Pariachi.
La decisión fue adoptada tras el I Pleno Jurisdiccional Casatorio de las Salas Permanentes y Transitorias de la Corte Suprema, con 11 votos de respaldo, 3 en contra.
La decisión final es vinculante. Se analizó el delito de lavado de activos fijándose cuáles son las pautas por las cuales habrá que entender el concepto de actividades criminales y cuánto es lo que se debe entender que exige la ley.
De esta manera se estableció cuatro elementos que se deben tener en cuenta durante un proceso por el delito de lavado de activos. Sostuvo que para iniciar una investigación preliminar se debe tener una “sospecha simple”; en tanto, para formalizar una investigación preparatoria era necesaria una “sospecha reveladora”. Y para formular la acusación fiscal se exige una “sospecha suficiente” y, finalmente, la prisión preventiva requerirá una “sospecha grave”.
Como sabemos, el Lavado de Activos es un delito que consiste en encubrir (ocultar) el origen ilícito de bienes o recursos provenientes de actividades fraudulentas, insertándolos en el mercado formal a través de operaciones bancarias o compra de otros bienes.
Fuentes ilícitas. Se recuerda que en la casación aludida se fijó como doctrina jurisprudencial vinculante que sólo podían constituir delitos fuente para lavados de activos los ilícitos penales graves con capacidad para generar ganancias ilegales.
Esto último, atendiendo que delito fuente constituye el hecho que generó el activo determinado en tiempo y lugar con identificación de los autores o partícipes, y que la gravedad del ilícito está en función a la pena.
Sin embargo, ahora, con el nuevo acuerdo casatorio asumido, los jueces penales de todas las instancias deberán dejar de lado los lineamientos fijados por la Segunda Sala Penal Transitoria de la Corte Suprema de Justicia. La sentencia recién se publicará el 25 de octubre en el Diario Oficial El Peruano.
San Martin Castro señaló que para el pleno casatorio ese artículo constituye un componente normativo. “El origen del activo, dinero, bienes, etcétera, debe corresponder necesariamente a actividades criminales que tengan capacidad de generar ganancias ilícitas y requerir el auxilio de operaciones de lavado de activos”.
San Martín indicó que la noción “actividades criminales”, para el pleno casatorio, no puede entenderse como la existencia concreta y específica de un precedente delictivo de determinada naturaleza, cronología, participación de agentes individualizados y objeto. “Basta solamente la acreditación de la actividad criminal que dio origen al bien maculado, de modo genérico”.
Además, explicó que el estándar o grado de convicción respecto del delito de lavado de activos no es el mismo durante el desarrollo de la actividad procesal. “Este estándar está fijado en el Código Procesal Penal, el cual varía progresivamente en intensidad, según avancen las actuaciones”, acotó.

COLUMNA DEL CONDE CHAUCATO – Nasca: Recuerdos del colegio “Simón Rodríguez”

Este es uno más de los muchos recuerdos que guardamos en el alma, de nuestro paso por el querido y emblemático colegio “Simón Rodríguez”, alma máter de la Secundaria de Varones en Nasca. Para quienes no han leído anteriores artículos como “El Profe Oso Yogui” (profesor de Química Inorgánica), “El Curita Nicolás”(profesor de Religión), “La fuga del Pato con el Perro”, “La Vaca”, “El Tícher” (profesor de Inglés), etc. Les contamos que, precisamente desde el primer año, el querido “Tícher” nos calificó como “Forajas” por las travesuras que solíamos hacer en clase. Claro que el buen brigadier “Chula” Zevallos fue exonerado de semejante etiqueta.
Cumpliendo el esquema educativo (el primer año se inicia en un aula interna del plantel y cada año se cambia siguiendo un vector que conduce al quinto y último año, cerca de la puerta de salida) cursábamos el Tercero “B” y entonces conocimos a “Aldo” (no recordamos su apellido) quien tenía a su cargo el curso de Botánica. ¡Ah! Lo que hicimos con “Oso Yogui”, el “Tícher”, el “Psicodélico” (profesor de Psicología), con “Lolo” (Profesor de Algebra y también de Geometría), el “Curita” Nicolás y el propio “Aldo” como contaremos a continuación, ¡No pudimos hacerlo con el Sr. Rafael! (profesor de Literatura), ¡el Temible “Chirimacha”!, quien le imprimía tan grave ambiente a su clase que ésta semejaba ¡El Tribunal de la Santa Inquisición!: todas sus evaluaciones y exámenes eran exposiciones orales.
Bueno, sigamos con el flamante profesor Aldo: era joven, circunspecto y siempre vestía impecable, con terno completo. Se desenvolvía con ademanes educados, quizás un poquito empaquetado. Desde el primer día de clases despertó y captó el interés general expresando algo así: “… los helechos de jardines y macetas de nuestras casas, son fósiles parientes de aquellos que vivieron hace miles de millones de años. Sepultados por los cambios terrestres mutaron en carbón mineral. Inspirados poetas han dado en llamar a éste: “La luz solar sepultada” y no les falta razón…” Pero…mucho antes que los helechos, surgieron las células eucariotas al transformarse las bacterias elementales, generando los primeros seres vivos…”. En el fondo del salón, última carpeta de la derecha y tal como lo hacía desde el primer año, se ubicaba Lucho Fuentes, y como la carpeta era bi-personal, la compartía con el suscrito. Nunca supimos ni sabremos qué ideas pasaban por su cabeza: Aparentaba ser un alumno retraído, callado y hasta tímido y además escribía de corrido sus cuadernos los que tenía bien forrados. Pero, “lo que hacía con la derecha, lo borraba con la izquierda” haciendo cosas de locos, especialmente con el curso de Botánica: en un alarde de dominio de la muñeca de la mano, “sombreaba” con la pluma sobre lo que estaba escrito, con finísimas rayas. Cuando había revisión de cuadernos, presentaba el suyo y con las manos sujetas por la espalda aguardaba el calificativo con un semblante confiado, satisfecho que para nosotros más lindaba en cachaciento. Aldo revisaba, bajaba el rostro hasta el cuaderno, miraba, volvía a revisar y hasta se rascaba la cabeza. Intrigado, preguntó a Lucho por qué hacía eso de sombrear las clases, y éste le contestó que así… ¡Quedaban más bonitas!! No pudimos ver qué nota le puso, pero igual, Lucho volvió a su carpeta con un sonriente semblante. Y continuó haciendo lo mismo hasta el final del año.
Aldo no escribía en la pizarra, como otros, sino dictaba mientras recorría los pasillos del aula: “señores, su atención por favor: En mi curso aprenderemos juntos sobre la sistemática filogenética, las categorías taxonómicas y la nomenclatura botánica; sobre las algas, los briófitos y embriofitas, pteridófitos, angiospermas, etc. Y además, sobre las plantas hidrófilas, xerófilas, criófilas, parásitas, hemiparásitas, carnívoras y de suelos salinos; Y las flores, el perianto, cáliz y corola; con las hojas: la nervadura, estípula y el peciolo, etc. Asimismo aprenderemos qué son los esporangios, gametangios y esporas; el androceo y el gineceo; y en cuanto a los frutos y semillas: sobre la zoocoria, anemocoria e hidrocoria. Y tiempo nos alcanzará para conocer a las cotiledóneas y hasta las Quitridiomicotas, Zigomicotas, Ascomicotas y Basidiomicotas…”
Poco antes habíamos superado la traumática relación de confusos términos que el profe “Oso Yogui” había expuesto en su perorata de iniciación para sumergirnos en los laberínticos misterios del curso Química Inorgánica. Ante éste nuevo cóctel del curso Botánica ofrecido por Aldo, volvimos a quedar en trance: estupefactos, los “Forajas” cruzamos miradas de que hubiera tanto que decir sobre la naturaleza. Luego, y al reiniciarse el dictado, inclinados sobre el tablero, todos nos esforzamos para seguir su fluido ritmo y anotar todo. Claro que a cada instante se interrumpía porque de los cuatro puntos cardinales del salón se elevaban voces pidiéndole repetición. -Perdón, ¿Dijimos todos?; nos rectificamos: casi todos….porque Lucho Fuentes –entre unos pocos-escribía como emulando a los taquígrafos y quizás mejor dicho, a la telegrafía Morse: con una suerte de rayas y puntos y letras que lejanamente asemejaban a las 27 grafías del alfabeto. A veces y en lugar de preguntarle al profe, intentamos copiar de su cuaderno pero nos fue imposible descifrar. El profe y el resto del aula ignoraban que Lucho se había proveído de una tabla de regular tamaño la cual tenía pegada verticalmente contra la pared de su lado, sujeta con la pierna. Apenas pasaba Aldo por aquel rincón, retiraba la pierna y la tabla caía al piso con estrépito: ¡CATAPLÁN! Aldo suspendía su cátedra y preguntaba qué pasaba. Nadie contestaba. Aldo retomaba el dictado y su recorrido cuando a sus espaldas, nuevamente: ¡CATAPLÁN! Insistió el paciente profesor interrogando por la causa del ruido, hasta que la inconfundible voz del “Torcho” Diómedes Uribe, chilló: “Profe: ¡Suena así porque las carpetas están recontra viejas!” Eso fue suficiente y no volvió a preguntar. Pero no por ello, el “Loco” dejó de jorobar. Y nosotros lo contemplábamos: fingiendo que escribía con la mano derecha, con el rostro pegado al tablero de la carpeta, estiraba el brazo izquierdo para recoger la tabla, mientras reía, reía y reía, por la mortificación que le causaba a Aldo.
Hoy en plena madurez biológica y en la rutina de nuestro hogar, una tabla escapó de nuestras manos y cayó estrepitosamente: ¡CATAPLÁN! Y de inmediato nuestra mente retrotrajo cada uno de los rostros y nombres de aquel entrañable grupo de “Forajas” del 3Ro. “B”, del respetado profesor “Aldo” y las ocurrencias del querido “Loco” Fuentes, hoy convertido en un reposado, respetado y legendario músico de nuestro amado pueblo de Nasca.

condechaucato@yahoo.es

COLUMNA DE JOSÉ RAMOS – Adcijei – Ica tuvo victoriosa participación en Puno: 23 medallas de Plata y 20 medallas de Bronce

A pesar de las dificultades encontradas en la propia sede institucional, 30 aguerridos adcijeistas iqueños, envalentonados por el amor a la santa tierra, se propusieron viajar a la sede del XIII Encuentro Nacional Artístico, Deportivo y Artesanal del Ancije, realizado en la altiplánica ciudad de Puno entre los días 24 al 30 de setiembre del presente año.
Campeón nacional fue la delegación de Arequipa y se acordó que el XIV Encuentro Nacional se realizará en Chimbote e próximo 2018.
Antes de partir a la sede del encuentro, los 30 gladiadores iqueños se propusieron demostrar que la camiseta y colores de nuestra Ica están por encima de cualquier contratiempo, y ante el poco apoyo que se encuentre, el participar para defender a Ica supera toda dificultad.
El cuadro de medallas obtenidas por los representantes iqueños es el siguiente:
1. Valencia Taype, Serveleón: medalla de Plata en Fulbito.
2. Velásquez Serna, Nancy: medallas de Bronce en Danzas y Voleibol.
3. Espinoza Uribe, Juana: medalla de Bronce en Danzas.
4. Grados de Guerra, María: medallas de Bronce en Danzas y Voleibol.
5. Muñoz Muñante, Maximina: medallas de Bronce en Danzas y Voleibol.
6. Aguado De la Cruz, Elena: medalla de Bronce en Danzas.
7. Casa Corsos, Iris: medallas de Bronce en Danzas y Voleibol.
8. Franco Olaechea de Uribe, Aida: medalla de Bronce en Danzas.
9. Muñoz Muñante de Angulo, Sabina: medallas de Bronce en Danzas y Voleibol.
10. Ventura Flores, Rosario; medalla de Bronce en Danzas y Voleibol.
11. Carhuayo Ramos, Jorge Adolfo: medallas de Plata en Fulbito y de Bronce en Danzas.
12. Chacaliaza Mendoza, Ignacio: medallas de Plata en Fulbito y en Pimpón.
13. Hernández Gabriel, José Mercedes: medalla de Plata en Fulbito.
14. Moquillaza Pineda, Miguel: medallas de Plata en Fulbito y de Bronce en Danzas.
15. Velásquez Serna, Rubén: medalla de Plata en Fulbito.
16. Cuellar Orellana de Bendezú, Carmen: medalla de Bronce en Danzas.
17. Chacaltana Carlos, Estela: medalla de Bronce en Danzas.
18. De la Roca de Ríos, Aidé: medalla de Bronce en Danzas.
19. Ramírez de Cevasco, Juana: medalla de Bronce en Danzas.
20. Cerna Castro, Fernando: medalla de Bronce en Danzas.
21. Hernández Chacaliaza, José: medalla de Plata en Fulbito.
22. López Cueto, Alejandro: medalla de Plata en Fulbito.
23. Vallejos Flores, Carlos: medalla de Bronce en Danzas.
24. Sabastizagal Ugaldo, Luis: medalla de Plata en Fulbito.
25. Calle Cruces de Solís, Amparo: medalla de Bronce en Danzas.
26. Motta Motta, Josefina: medallas de Plata en Atletismo y de Bronce en Voleibol.
27. Quispe García, Dora: medalla de Bronce en Danzas.
28. Rosas Carmona, Rafael: medalla de Plata en Fulbito.
29. Eloy Peña, entrenador particular: medalla de Plata en Fulbito.
30. Medina de Bernaola, Nelly: reconocimiento institucional por el esfuerzo desempeñado.
Presidente de la Delegación de ADCIJEI – Ica: Profesora Iris Casas Corso.
Delegado de Ica y director de Danzas: Profesor Fernando Cerna Castro.
Subdelegado: Profesor Carlos Vallejos Flores.
La delegación en pleno acordó dirigirse a las autoridades de la provincia para que puedan brindar el apoyo necesario a fin de no repetirse los inconvenientes y problemas que (casi) siempre se presentan.
De igual manera acordaron reconocer el esfuerzo y apoyo brindado por el Consejo Regional del Deporte de Ica, presidido por la Sra. Mariella Ángeles Tagliaferro.
De nuestra parte, invocamos al alcalde de la ciudad a fin de premiar y reconocer a los integrantes de esta delegación iqueña, que bien merecido lo tienen.

COLUMNA del CONDE CHAUCATO: Nasca: Asesinato de leyendas seudo-antiguas

Devotos confesos de don Manuel Atanasio Fuentes (entre otros grandes intelectuales peruanos como Manuel G. Prada y Abraham Valdelomar), retomamos el término “asesinato” para “meterle diente” y más diente a ciertos autores de relatos de moderna inspiración, que vienen siendo “vendidos” como si fueran auténticas leyendas. Pero, además, tales falsarios “leyendistas” publican algunas que sí son leyendas antiguas pero rubricándolas como si fueran producto de su personal y exclusiva labor de rescate, estudio y difusión, siendo visible que las calcan dándoles burdas pinceladas para que parezcan una distinta versión. Continuar leyendo “COLUMNA del CONDE CHAUCATO: Nasca: Asesinato de leyendas seudo-antiguas”