BBC Mundo cuenta la historia del matrimonio que selló la conquista del Perú

– Historiadores peruanos narran las nupcias entre última gran princesa inca y capitán español.

El matrimonio de la princesa inca Beatriz Clara Coya fue tan importante que la boda quedó representada en varios cuadros y obras teatrales hasta cerca de 200 años después de que ocurriera.

La princesa o ñusta se casó con el capitán español Martín García de Loyola en 1572, en Cusco, cuando era apenas una adolescente.

Juntos fueron hasta Chile y tuvieron una hija, Ana María Lorenza de Loyola, la primera marquesa de Oropesa, uno de los títulos nobiliarios que la corona española entregó a los mestizos en Perú.

La vida de la pareja fue corta y, al parecer, bastante tradicional para una familia mixta aristocrática.

¿Por qué entonces trascendieron en la historia?

Lo más selecto de la nobleza inca

Cuando Beatriz Clara nació, en 1556 o 1557, la corona española ya había sometido al imperio Inca.

Pero quedaba un último foco de resistencia indígena en Vilcabamba, cerca de Cusco, antigua capital del incanato.

La facción rebelde estuvo al mando de Sairi Túpac, padre de Beatriz Clara y penúltimo inca oficial, hasta que murió, en 1561.

Fue sucedido por Titu Cusi Yupanqui, primero, y después por Túpac Amaru I, tío de Beatriz Clara.

En 1569, el virrey Francisco de Toledo llegó a Perú decidido a aplastar la resistencia.

Sus tropas, al mando del capitán Martín García de Loyola, derrotaron y ejecutaron en 1572 a Túpac Amaru I.

Con su muerte, se diluyó la facción rebelde.

Para sellar la victoria, el virrey Toledo decidió casar a Loyola con nada menos que la sobrina de Túpac Amaru I: Beatriz Clara, la última heredera «oficial» de un monarca inca.

Algunos historiadores dudan en llamarla «última» princesa inca, argumentando que otras princesas vivieron al mismo tiempo que ella.

Pero la historiadora Alba Choque se refiere a Beatriz Clara como «la última y más celebrada ñusta» y «la última gran princesa del Tahuantinsuyo, heredera del más grande imperio de la América antigua», en un artículo publicado en la Revista de Historia del Arte Peruano en 2014.

Además, según la destacada historiadora peruana María Rostworowski en su libro «Mujer y poder en los Andes coloniales», la ñusta «representaba lo más selecto de la nobleza indígena del Perú» y «poseía una cuantiosa fortuna».

Rostworowski se pregunta si habría sido de su agrado «casarse con quien había hecho prisionero al último descendiente independiente de los incas y autor indirecto de su ajusticiamiento».

Lo más probable es que nunca tengamos respuesta definitiva.

Lágrimas de sangre

Pero Ana de Orbegoso, artista visual peruana y directora del cortometraje «La última princesa inca», cree que Beatriz Clara fue un trofeo de guerra y su matrimonio, una humillación para los incas.

En el premiado video de De Orbegoso, la ñusta Beatriz Clara llora sangre al momento de casarse.

«Para mí ese es el símbolo más fuerte de lo que ella estaba sintiendo, por la caída de su civilización. Pero si no se casaba con algún noble, quién sabe cómo iba a terminar», dice De Orbegoso.

Deja tu Opinión :