Ánfora encantada del recuerdo por: José Vásquez Peña

Comenzar

Los ómnibus de la empresa Uchuya en su paradero inicial, que estuvo ubicado en la Plazuela de la Iglesia

del Señor de Luren (foto uno). Hacían, estos ómnibus, un recorrido por toda la ciudad y culminaban en las lagunas de Huacachina o La Huega (foto dos).

Un artículo amplio, sobre este mismo tema, titulado Las formidables cajitas de fósforos, lo podrá encontrar en mi libro La Mirilla del Tiempo.

Deja tu Opinión :

Lo último en Columna