Ánfora encantada del recuerdo por José Vásquez Peña

Hasta muy entrada la década del sesenta del siglo pasado, el camino a Huacachina solo poseía cuatro listones de cemento, dos para cada vía y la parte central de éstos fue rellenado con piedras redondas.

En años posteriores se asfaltó totalmente la vía.

La afluencia de visitantes a la laguna, en ese momento, era considerable.

Los ómnibus que hacían el servicio eran los de la Empresa Uchuya.          

Fuente. Internet.

Deja tu Opinión :