Sebastián Barranca, Campeón del Hexagonal de Basket, derrotó en final de infarto 57-56 al Atlético Ferrocarril

Muy pocas veces hemos sido testigos de presenciar un final tan dramático como emotivo, como el que protagonizaron los quintetos del Atlético Ferrocarril y Sebastián Barranca para definir el título del Hexagonal de Basket Masculino “Luis Yonz Cabrera”, organizado con motivo del XII Aniversario del Club Clínicas Deportivas y Culturales.

Este encuentro había despertado gran expectativa. Importante número de  espectadores se encontraban en el Coliseo “Modesto León Piedra” de San Luis Gonzaga. La noche se vio engalanada con la presencia del homenajeado, don Luis Yonz Cabrera y su señora esposa Deyfilia Aquije, padres del Dr. Félix Yonz Aquije, organizador del evento.

En el preliminar, Clínicas Deportivas no tuvo mayores problemas para vencer holgadamente al Atlético Bilis por 98-53. El marcador, el más elevado de todo el campeonato se debió al visible cansancio y desgano de los biliosos. Los clínicos no perdonaron y desde el primer cuarto mostraron su amplia superioridad. Los parciales fueron 18-6, 35-17, 70-37, 98-53. Cabe mencionar que el equipo bilioso fue el que más corrió y al final el cansancio le pasó factura cayendo estrepitosamente ante Clínicas.

La hora de la verdad había llegado. Por segunda vez se enfrentaban Sebastián Barranca y Atlético Ferrocarril. En la ronda por la clasificación el triunfo les había sonreído a los juveniles barranquinos 33-27. En esta segunda oportunidad el partido, al margen de la disputa del título, era como una revancha para los ferroviarios que todavía no podían digerir la derrota ante un equipo –supuestamente- inferior a ellos por su calidad de juveniles.

En esta segunda oportunidad, tanto ferroviarios como barranquinos ofrecieron un hermoso espectáculo de buen basket. Una vez más estaban frente a frente la juventud sabia y la experiencia de los chacales. Ambos equipos desde el primer cuarto no se dieron tregua. Salidas rápidas, balones bien entregados y certeros lanzamientos de dos y tres puntos fueron la tónica de casi todo el partido. La algarabía de las barras era estrepitosa.

En las filas ferroviarias se notó la ausencia de su estratega, Prof. Renán Piccone Pacheco. Esta ausencia, tal vez, fue una de las razones de la derrota ferroviaria. Ante sí tenían a un rival que les luchaba el balón en todo el campo de juego, haciendo una marca asfixiante que no permitía penetrar ni lanzar con comodidad.

En el primer cuarto, Barranca con mayor certeza en los lanzamientos sacó una ventaja de seis puntos (16-10). En el segundo cuarto, la reacción ferroviaria no se hizo esperar. Miraval, con certeros lanzamientos de tres puntos acortaba la distancia para finalizar ganándolo 28-27. El tercer cuarto quedará para el recuerdo. Ferrocarril aprovechó algunos vacíos defensivos de su rival para anotar sucesivas canastas que les permitió sacar una ventaja de siete puntos. Todo parecía consumado, pero la garra juvenil de los barranquinos volvió a tomar fuerza ante la constante arenga de su estratega César Cortez y el partido cobró una intensidad extraordinaria, finalizando empatado 41-41.

En el último cuarto el partido estaba para cualquiera de los dos. Por el esfuerzo desplegado, ambos rivales merecían con toda justicia llevarse el primer puesto. Este cuarto era el decisivo. Ferroviarios y barranquinos, no se escondieron nada. Dieron todo de sí. Las canastas de dos y tres puntos eran aclamadas a más no poder por sus hinchas y simpatizantes. Los empates se sucedían con frecuencia. Los cambios para oxigenar a sus equipos eran constantes. El final se acercaba y el marcador era tan estrecho que se hacía difícil pronosticar al ganador. El final llegó con el marcador 57 para Barranca y 56 para Ferrocarril. No había nada que hacer, una vez más se había impuesto la juventud barranquina sobre la experiencia ferroviaria. Un hermoso espectáculo, digno de dos grandes rivales: Sebastián Barranca y Atlético Ferrocarril.

Al finalizar, se inició la ceremonia de premiación. En el cuarto lugar se ubicó el Atlético Bilis, recibiendo de manos de don Luis Yonz Cabrera un hermoso presente. La tercera posición le correspondió a Clínicas Deportivas, a quien se le otorgó un hermoso trofeo que fue recibido por el capitán del equipo.  Seguidamente, don Luis Yonz Cabrera le entregó otro hermoso trofeo a Fidel Miraval, capitán del Atlético Ferrocarril por el subcampeonato. Finalmente, el turno le correspondió al Sebastián Barranca. Luis Uculmana, en su condición de capitán, recibió un hermoso trofeo por haberse adjudicado el primer lugar del Hexagonal de Basket. Los vivas y la algarabía de la familia barranquina fue estrepitosa y con justa y merecida razón.


Por José Luján Loza

Deja tu Opinión :