Debe multarse a malos vecinos por arrojar basura a la calle

– Tricicleros informales son sorprendidos arrojando desechos en el Parque Industrial y en la Av. Industrial, al costado de Electro Dunas.

Las calles de Ica por donde hizo su recorrido la Antorcha Panamericana lucieron libres de basura, gracias a que Diestra SAC y la municipalidad provincial duplicaron los turnos de trabajo para mantener limpias esas arterias.

Como es de advertir, es imposible que Diestra SAC y la municipalidad todos los días tengan que duplicar esfuerzos para mantener limpia la ciudad, si para ello existen horarios para la circulación de los camiones recolectores de residuos sólidos.

Es tiempo de vivir en una ciudad libre de basura; pero, para ello la municipalidad tiene que poner mano dura procediendo a multar a las personas que arrojen desmonte o desechos a la vía pública en horario no permitido, en aplicación de la Ordenanza Municipal N° 012-2013-MPI.

No hay razón para que se permita a los tricicleros informales arrojar impunemente basura en el Parque Industrial de San Joaquín o en la Av. Industrial, a un costado de la sede de Electro Dunas.

Bolsas con desechos también se observan a diario frente a la Casa del Maestro, frente a la Sunat de la calle Lambayeque, en la segunda cuadra de la calle Callao, en la segunda cuadra de la calle Bolívar, en la Av. Santana Chiri y en diversas arterias de la ciudad. Esas zonas y arterias amanecen limpias, pero a las pocas horas nuevamente están con basura por culpa de desadaptados que no les importa el bien común.

La municipalidad provincial, a través de la Gerencia de Medio Ambiente tiene que entrar en acción y ver la forma cómo evitar que malos ciudadanos continúen convirtiendo nuestras calles en botaderos de basura. La fórmula que nunca falla es la multa económica, no sólo por atentarse contra el ornato, sino por afectar la salud pública.

Relleno sanitario

Otro problema que está pendiente de solución desde la gestión del exalcalde Carlos Ramos Loayza, cuando se robaron la geomembrana, es la construcción de una nueva celda del relleno sanitario, puesto que la actual es un botadero, reconocido por la OEFA y el Ministerio del Ambiente.

La alcaldesa Emma Mejía debe buscar recursos en el Gobierno central o Gobierno regional, a fin de que se construya una nueva celda porque la actual ya colapsó.

No es posible que en 380 hectáreas de terreno que cuenta el relleno sanitario, camino a la playa de Carhuaz, sólo exista una celda, cuando debió construirse dos más por la gran cantidad de basura que allí se almacena casi a diario.

Con el desalojo de ambulantes y el fortalecimiento del Serenazgo, la alcaldesa demostró tener capacidad de acción; por cuyo motivo ahora se le exige dar solución a otros problemas gravitantes como es el mejoramiento del relleno sanitario, reordenamiento del transporte público y respeto de zonas rígidas, construcción de plantas de tratamiento de residuos sólidos y de residuos líquidos, construcción de camal municipal, construcción de bypass, compra de contenedores de basura, entre otros.


Daniel Bravo Dextre

Deja tu Opinión :