Policía intensificará patrullaje en los 120 distritos más peligrosos en el país

Comenzar
– Meta al 2021 es bajar índices de criminalidad, afirma César Gentille, del Mininter

El 3 de junio pasado, el Ministerio del Interior (Mininter) emitió la Resolución Ministerial Nº 809-2019-IN que daba a conocer los 120 distritos más vulnerables al crimen y la violencia, según el índice de priorización elaborado por la Dirección General de Seguridad Ciudadana del citado portafolio.

La lista la encabeza Florencia de Mora, en Trujillo (La Libertad), seguido de Bellavista, en el Callao, y Zarumilla, en Tumbes.

Lima Metropolitana es la región con el mayor número de jurisdicciones en zona roja (25), seguida de La Libertad (12), y Cusco y Junín (8 cada una).

En la otra cara de la moneda, Huancavelica (1) Cajamarca (2), Lambayeque (2) y Pasco (2) están como los departamentos con menos distritos afectados por la violencia.

Indicadores

La lista se elaboró sobre la base de tres indicadores: tasa de homicidios, tasa de victimización y la tasa de internos por lugar de residencia. La conjunción de estos tres elementos permitió elaborar una relación de mayor a menor nivel de violencia, que permitirá a la Estrategia Multisectorial Barrio Seguro focalizar las zonas que serán intervenidas, en un proceso que se inició en el 2016 y que terminará en el 2021.

Al respecto, el titular de la Dirección de Seguridad Ciudadana del Ministerio del Interior, César Gentille, señaló que el resultado que se espera obtener de este trabajo es una reducción del índice delictivo en estos distritos y el aumento de la confianza de la población en su Policía, en función del desarrollo de un enfoque de policía comunitaria más próxima a los problemas del ciudadano.

En declaraciones a El Peruano, el funcionario manifestó que la estrategia presenta tres ejes: el de la prevención policial, abocado a realizar un patrullaje intensivo, con el modelo de policía comunitaria o policía de proximidad.

Para ello, se incrementará de manera progresiva el número de agentes en la zona, en un promedio de 20 adicionales por comisaría, dependiendo de cada categoría, obviamente abocados a una función de prevención delictiva.

Un segundo aspecto de este eje es la identificación de los puntos de incidencia delictiva abierta, que el personal policial destacado a esas áreas enfrentará, en coordinación con las unidades especializadas de la Policía (Dirandro, Dirincri), a fin de acrecentar con mayor agresividad su neutralización.

El segundo eje de prevención es el social, a cargo de diversas instituciones, y que tienen relación con el fortalecimiento de los servicios de prevención de factores de riesgo, que finalmente son los que inducen a los jóvenes a ingresar al mundo criminal.

Un punto clave en este eje es la educación. Gentille precisó que el 55% de los reos en el Perú no han terminado su secundaria, así que un aspecto central en estos barrios es evitar a toda costa la deserción escolar, que los jóvenes terminen su secundaria, y a partir de ahí incentivarlos a seguir una carrera técnica o profesional, y así se puedan forjar un futuro laboral, lejos de la delincuencia.

El tercer eje, prevención comunitaria, no es otra cosa que organizar a la comunidad para participar junto con sus autoridades en una sola línea de combate a la violencia y la inseguridad en sus distritos.

En este rubro figuran las juntas vecinales, las brigadas de autoprotección escolar, las redes de cooperantes, entre otras organizaciones.

Para los resultados de esta intervención no se tendrá que esperar hasta el 2021, sino que ya se han anticipado avances positivos en el plan piloto ejecutado en Chincha, región Ica, donde se ha reducido el nivel de victimización y ha aumentado la confianza de la población en su Policía.

“En estos momentos estamos desarrollando el proceso previo a la evaluación intermedia que se tendrá de los 23 Barrio Seguro de la primera y la segunda fase, es decir, del 2016 y el 2017, en donde precisamente están los barrios de Trujillo y el Callao”, sostuvo Gentille.

Municipios

El director de Seguridad Ciudadana manifestó que los gobiernos locales desempeñarán un papel protagónico en este esquema, pues se trata de la entidad que coordinará con las otras instituciones los servicios sociales (educación, salud, trabajo) indispensables para que el plan funcione, incluyendo el Instituto Nacional Penitenciario (Inpe).

Incluso, dijo que las comunas podrían trabajar con el Inpe en su programa Cárceles Productivas, para apoyar la rehabilitación de los presos que residen en sus jurisdicciones y así, cuando salgan, no reincidan en el delito.

Plan multisectorial. Barrio Seguro plantea mejorar la seguridad y devolver la confianza de la población en la Policía Nacional.

Datos

-La tasa de homicidios en el Perú es de 7.8 muertos por cada 100,000 habitantes, de acuerdo con estadísticas del INEI del 2017. Ese año se registraron 2,487 muertes violentas.

-Un informe estadístico del Inpe del 2017 sobre reclusos por lugar de residencia, revela que el distrito de El Agustino tiene el porcentaje más alto de internos por cada 100,000 habitantes, seguido de La Victoria, Rímac, Barranco, Ancón, Breña, La Perla, San Juan de Lurigancho.

Cifra

13 de cada 100 peruanos fueron víctimas de robo de dinero y celular en el segundo semestre del 2018.


(Por Eduardo García – Agencia Andina)

Deja tu Opinión :

Lo último en Nacionales