Mineros de Pacoya realizaron marcha de protesta exigiendo su reconocimiento

Los pequeños mineros -o mineros artesanales- de la mina de Pacoya, la misma que está ubicada en la cuenca de rio Grande, Palpa, perteneciente a la comunidad campesina de Huac-huas, realizaron una marcha de protesta ante la Dirección regional de Energía y Minas  de Ayacucho – DREM-, pues la anterior gestión de Wilfredo Oscorima, teniendo en el cargo al Prof. Julio Sevilla, el 28 de diciembre del 2018 emitió una resolución declarándolos como mineros ilegales o informales, pidiendo el cierre inmediato de la mina, pues no estarían acatando las leyes vigentes.

Cuando ingresa la nueva gestión del gobernador regional Carlos Rúa, encuentra el grave problema social y notifica para que sea cerrada definitivamente la mina de Pacoya, perjudicando a cientos de familias de dicha comunidad campesina; además, sin tener en cuenta que muchos de ellos ya cuentan con el permiso respectivo de trabajo y otros se encuentran en pleno proceso de formalización. Como en los meses de enero y febrero no había labores debido a las lluvias, pensaron que dicho centro minero habría sido abandonado.

Ante esta situación, todos los mineros, provistos de megáfonos y banderolas, viajaron hasta la ciudad de Huamanga para exigir a la DREM que se respete sus derechos laborales, ya que dicho centro minero está dentro de los límites de Lucanas, a pesar de que la vía de comunicación más fluida es por Rio Grande por ello, viajaron acompañados de sus dirigentes en ómnibus, camiones, camionetas para manifestar su protesta y ser escuchados.

Todos los mineros involucrados en la mina Pacoya marcharon por las calles de Huamanga y abarrotaron las calles de la ciudad. El gobernador regional, Carlos Rúa, los escucho, recibió documentos y ha prometido que en la próxima sesión de Consejo Regional este álgido problema social seria resuelto de acuerdo a ley. Ante ello, el dirigente minero Pepe Anyosa manifestó su conformidad, pues en ningún momento han transgredido la ley. Según denuncia, la anterior administración se habría prestado al juego de la empresa Cascas, quien habría sorprendido con documentos inexactos para argumentar que todos ellos eran mineros ilegales y que deberían ser intervenidos y clausurados, afirmación que lo único que está consiguiendo es perjudicar a los hijos y comuneros de Huac-huas.

“Nosotros solo queremos trabajar, no perjudicamos a nadie, menos contaminamos el medio ambiente pues no procesamos el mineral, solo extraemos y los vendemos a las plantas procesadoras; siempre estaremos alertas y  continuaremos en el proceso de formalización para trabajar de acuerdo a ley. si hay que realizar otra marcha la haremos las veces que sea necesario hasta ser escuchados, pues tenemos la ley de nuestro lado!, finalizó Anyosa.