Default thumbnail

El show de las peleas de perros por el agua por Fernando Cillóniz B.

Comenzar

El show está entretenidísimo. Miles pueden dar fe de ello. “Egoísta”, le dijo el gobernador arequipeño a su par puneño. “Borracho… full tufo”, le espetó el gobernador altiplánico a su vecino mistiano. El show llegó también a territorio moqueguano. “Han intentado asesinarme de una puñalada”, denunció el gobernador Aduviri, luego de izar la bandera puneña en las inmediaciones de Pasto Grande. “Pasto Grande es nuestro” gritaron los moqueguanos. ¡Show sí, agua no! parece ser la consigna.

Pregunta: ¿Qué se puede esperar de una relación tan agresiva y propia de unos pandilleros púberes? ¿En qué va a terminar esa pelea de perros por el agua? Obviamente, en nada. Nada de nada.

El manejo del agua en nuestro país es recontra deficiente. Muchos peruanos no reparan en la enorme cantidad de agua de lluvias que cae sobre nuestra serranía –todos los años, entre los meses de diciembre y abril– que se pierde en el mar, sin que nadie haga nada por evitarlo.

Este fenómeno se repite desde Cajamarca, por el norte, hasta Puno por el sur. Repito. Nuestra temporada de lluvias es copiosa, como ahora. Pero pronto sobrevendrá el estiaje. A partir de mayo hasta noviembre, todo el país se secará. Sobre todo, la Sierra. Todos los años, la misma historia. Lluvia – sequía – lluvia – sequía. Aguas más, aguas menos; así es el ciclo hidrológico en nuestro país.

Por ello la solución pasa indefectiblemente por lo que se denomina “Afianzamiento Hídrico”, que no es otra cosa que guardar el agua de lluvias para disponer de ella en los estiajes. El objetivo es que todos los peruanos tengamos agua todo el año.

Para ello, la clave es evitar que el agua se pierda en el mar. Y ¿cómo se guarda el agua de lluvias? En reservorios. Los bosques y pastizales –cual esponjas gigantes– también pueden guardar agua. Incluso los acuíferos. Es decir, los reservorios subterráneos. Antes el agua se guardaba también en los glaciares altoandinos, pero –con el calentamiento global– estos se están derritiendo. ¡Una lástima!

A lo que quiero llegar es que, en vez de pelearnos como perros rabiosos, debemos aunar esfuerzos para construir reservorios, plantar árboles y cercar pastizales. Todo esto debe hacerse preferentemente en la Sierra, donde llueve más y el agua está libre de sedimentos. En la Costa hay que infiltrar la mayor cantidad de agua posible para rellenar los acuíferos.

Así se lograría el afianzamiento hídrico que tanto necesita nuestra población. Si procediéramos así, todos los peruanos tendríamos agua todo el año. Empezando por la Sierra… la región más afectada por la escasez de agua en los estiajes.

Un Canon Hídrico –similar al Canon Minero– serviría para financiar este gran proyecto. El 50% del Impuesto a la Renta que pagan al fisco las empresas agroexportadoras, bastaría –y sobraría– para construir miles de pequeños y medianos reservorios en la Sierra. Y para plantar y cercar millones de hectáreas de bosques y pastizales andinos.

El problema es que así como van las cosas no habrá agua para nadie. Ni para la Costa ni para la Sierra. El agua se seguirá perdiendo en el mar. Y el show de las peleas de perros por el agua, continuará.

Ica, 15 de marzo de 2019

CILLONIZ.PE

Lo último en Columna