¿Qué es la castración química?

La castración química es un procedimiento con el cual, a través de sustancias inyectables, se bloquea el eje hormonal que tiene el hombre al nivel del cerebro, lo que genera la pérdida de la líbido o el impulso sexual.

El efecto de estas sustancias se comienza a sentir recién a los 28 días de aplicadas. Al suprimir el estímulo hormonal, este ya no va a los testículos por ende, no se producen hormonas masculinas, explicó a la Agencia Andina el urólogo Marco Huamán.

Hay tratamientos con estas ampollas que pueden aplicarse mensual, trimestral o semestralmente.

“Mientras el varón esté en tratamiento no tendrá deseo sexual, su impulso será mínimo  y mayormente no tendrá erecciones permanentes, salvo algunas nocturnas, por lo que se le considera castrado químicamente”, señaló el galeno del hospital Daniel A. Carrión del Callao y de la clínica Urozen.

Anotó que este tipo de medicamentos es usado en los tratamientos de cáncer de próstata en los hombres y para casos de endometriosis en las mujeres.

El médico sostuvo que algunos estudios establecen que si un varón deja de recibir estas medicinas, en un lapso de dos meses le regresa el nivel de testosterona y el deseo sexual puede volver con más intensidad que antes, aunque por un periodo corto hasta que se regule.

Advirtió finalmente que este tipo de medicinas tiene efectos colaterales que son fundamentalmente de tipo metabólico.

Generalmente, dijo, a partir del primer año de tratamiento hay más riesgo de diabetes, hipertensión, colesterol alto, infarto y accidentes cerebrovasculares.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *