Fuga del puma de su jaula habría sido un boicot

Hasta ahora no se habría dicho toda la verdad sobre la fuga del puma del Zoológico Municipal del Campo Ferial “Alfredo Elías Vargas”. Todo apunta a que se trataría de un boicot por parte de aliados de la anterior administración municipal.

Según una denuncia de carácter confidencial que hemos recibido, lo sucedido el pasado viernes 2 no fue una muestra de lealtad hacia el vacado alcalde Carlos Ramos Loayza. Sino que a raíz de su salida se dieron una serie de cambios de funcionarios que habría incomodado a los llamados “Calinistas”.

El zoológico es una historia a parte del contexto de la administración edilicia. Los problemas, como el supuesto “carrusel” de las entradas, se arrastraban desde la gestión de Ramos que motivó la remoción del administrador y la designación de una bióloga para que los animales reciban mejor atención.

La mayoría de trabajadores del Campo Ferial todas las mañanas se reunían en la cocina convirtiéndola en un comedor, cuya situación cambió con la llegada de la bióloga que convirtió ese ambiente en un tópico para la atención de las especies.

La implementación del tópico dividió a los trabajadores de ambos turnos. Algunos a favor de esa modificación y otros en contra. Lamentablemente, esa disputa se trasladaba a los animales que eran desatendidos; incluso, algunas veces dejaban abiertas las jaulas cometiendo un tremendo descuido.

Tanto llegó la irresponsabilidad, que un día –antes de la fuga del puma- ingresaron un par de perros bravos que atacaron a los tres venados pequeños que había, matando a dos, mientras que la vicuñita sufrió varias mordeduras.

Uno de los servidores que más se identificaba con los animalitos era Omar Reyes. Los del otro bando habrían aprovechado que éste salió de vacaciones para, con su desidia, permitir que el puma se escape al día siguiente, según la versión que hemos recogido y que merecería una investigación.

Fuga del puma

El puma andino llegó al Campo Ferial hace 12 años aproximadamente, siendo aún cachorro. Su permanente contacto con los humanos no lo convertía en una fiera peligrosa. Quien dejó la jaula abierta sabía que su fuga sólo tendría un impacto publicitario para crearle problemas a la gestión del Ing. Javier Cornejo. Es lo que se deduce.

El animal de unos 80 kilos se escapó el viernes alrededor de las 7:00 de la mañana. Al fugar de la jaula no buscó salir del Campo Ferial, sino que se dirigió a la cocina en busca de comida. Cuando el veterinario trató de calmarlo, lo atacó por instinto y luego trepó al huarango,

Para recapturarlo tuvo que venir su antiguo cuidador, quien con una escalera subió al árbol para poderlo sujetar con una soga y una red, con la colaboración de especialistas y de la Policía Ecológica.

Como hemos comentado en ediciones anteriores. El incidente originó la salida de tres funcionarios y de paso la renuncia del gerente municipal. Sin embargo, la rivalidad entre trabajadores subsistiría en el zoológico.

Según la denuncia recibida, esta vez el conflicto sería por la administración del kiosco.


Daniel Bravo Dextre

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *