Asamblea Universitaria adecuó Estatuto para el cese de docentes

Pese a la resistencia que hubo en horas de la mañana, la Asamblea Universitaria acordó ayer adecuar el Estatuto de la Universidad Nacional “San Luis Gonzaga”, a fin de que la Alta Dirección proceda a cesar a 60 docentes que cuentan con más de 75 años de edad.

Catedráticos cesados recibirán 20 remuneraciones efectivas.

La adecuación es en base a la Ley N° 30697 que modifica el artículo 84° de la Ley Universitaria N° 30220, donde se establece que: “La edad máxima para el ejercicio de la docencia en la universidad pública es setenta y cinco (75) años, siendo esta la edad límite para el ejercicio de cualquier cargo administrativo y/o de gobierno de la universidad. Pasada esta edad sólo podrán ejercer la docencia bajo la condición de docentes extraordinarios”.

La moción presentada por el rector Anselmo Magallanes Carrillo, quien a la vez preside la Asamblea Universitaria, fue aprobada por 70 votos a favor, 13 en contra y dos abstenciones. El paso siguiente será publicar el acuerdo en el diario El Peruano y en un diario de circulación regional, a fin de que de inmediato se proceda a cursar cartas notariales a los 60 docentes aludidos.

-Asambleístas también excluyeron Tercera Disposición Transitoria que permitía a profesores quedarse aún superen la edad límite.

Otro acuerdo fue excluir del Estatuto la Tercera Disposición Transitoria y Finales, donde se mencionaba que los docentes mayores de 70 años (inicialmente fue la edad límite) continuarán desarrollando sus actividades académicas, bajo el argumento que la nueva Ley Universitaria no les alcanzaba por no ser retroactiva.

Asimismo, la Asamblea Universitaria tras prolongado debate aprobó por 70 votos a favor otorgar por única vez 20 remuneraciones efectivas a los docentes que en los próximos días cesarán por límite de edad.

En la relación de docentes que cesarán figura el exrector Alejandro Encinas Fernández, quien se ha mostrado contrario a la modificatoria aprobada por el Congreso de la República.

Claro que los catedráticos no podían gozar del “privilegio” de quedarse en la universidad hasta que las fuerzas se lo permitan (algunos tienen más de 80 años), cuando los maestros por ley se retiran a los 65 años y los magistrados a los 70.


Daniel Bravo Dextre

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *