Presidente Kuczynski ejerció su derecho a la defensa

Al iniciar la sesión del Pleno del Congreso que debate la vacancia presidencial, e presidente de la República, Pedro Pablo Kuczynski, ejerció su derecho a la defensa ante la representación nacional respecto al pedido multipartidario que plantea su destitución del cargo por permanente incapacidad moral, y aseveró que no ha mentido y tampoco es corrupto porque jamás favoreció a particulares o a empresas privadas cuando fue ministro de Economía, presidente de Proinversión o presidente del Consejo de Ministros, durante el gobierno de Alejandro Toledo.

Durante su alocución que brindó en la sala de sesiones del pleno del Congreso, el gobernante rechazó la Moción del Día que propone vacarlo porque está basada en una acusación falsa y ominosa. Luego, expresó sus “más sentidas disculpas -con claridad de mente- por no saber explicar mi conducta profesional”.

“Yo no he mentido. Nunca he tenido vínculo con el consorcio brasileño Odebrecht. No he tenido relación profesional o comercial con las constructoras brasileñas y sus empresas socias”, remarcó el gobernante.

Acto seguido expuso que su empresa personal -Wesfield Capital, la misma que fue creada en 1992- fue gestionada por Gustavo Sepúlveda cuando fue ministro de Estado y presentó a la Representación Nacional los contratos de servicios de consultoría financiera que Sepúlveda firmó, en 2004, porque él era el exclusivo administrador.

Por ello manifestó que no ha infringido el artículo 126 de la Constitución Política.

“Mientras fui ministro de Estado no tuve conocimiento de las gestiones de Gustavo Sepúlveda. Lamento no haberlo advertido pero no supone alguna infracción constitucional” dijo el mandatario en su exposición que brindó desde la balaustrada del hemiciclo y sentado al lado del presidente del Congreso, Luis Galarreta Velarde, y el primer vicepresidente, Mario Mantilla.

El presidente Kuczynski dijo que los ingresos que obtuvo, como propietario de Wesfield Capital, representaba el 1% de las utilidades que obtuvo su empresa particular entre los años 2004 al 2007 (período en el cual fue funcionario público) “y todas las transacciones fueron bancarizadas y se pagaron impuestos. Los servicios de consultoría financiera ocurrieron entre empresas privadas y no con el Estado”, recalcó.

Y respecto a su relación con la consultora First Capital manifestó que no le pertenece por lo que no es socio ni ejecutivo aunque admitió que sí participó en una asesoría financiera y giró honorarios en el 2012 cuando entonces no era funcionario público.

“No se dejen confundir. Quienes me acusan no aceptan que sus denuncias sean motivo de corroboración. No está en juego mi permanencia en el cargo.

No apoyen el pedido de vacancia sin sustento porque el pueblo no olvida ni perdona”, dijo el gobernante dirigiéndose a los 108 legisladores que se encontraban presentes cuando empezó la sesión plenaria a las 9.29 de la mañana bajo la conducción del titular del Parlamento, Luis Galarreta Velarde.

Inmediatamente después que el presidente Kuczynski concluyó su alocución de 19 minutos, correspondió al presidente del Congreso, Luis Galarreta invitarlo a tomar asiento en la mesa de la defensa donde lo esperaba su abogado Alberto Borea Odría.

Los únicos aplausos que obtuvo el gobernante a su ingreso al hemiciclo del Congreso y, luego, cuando se alistaba para acompañar la defensa jurídica de su abogado defensor provino de los legisladores oficialistas.

Borea pidió tener en cuenta proporcionalidad de la acusación

El abogado del presidente de la República, Pedro Pablo Kuczynski, el exparlamentario y constitucionalista Alberto Borea Odría, invocó a los congresistas a que tengan “prudencia, templanza y moderación” en sus decisiones frente al pedido de vacancia presidencial al mandatario peruano.

Dijo que no debería primar el ensañamiento, ni ceder a los afanes de notoriedad que dan los medios, sino a “que sean notables, a que trasciendan la vanidad del poder y a no hacer lo que otros quieren que sean. Pidió a los congresistas a tener coraje frente a las decisiones, porque la voz de la patria son “ustedes” –los congresistas-.

La defensa de Borea Odría demandó una hora con 40 minutos. Usó de la palabra luego que el presidente Kuczynski se dirigiera al Congreso y a los ciudadanos y reiterara en su defensa inicial que él “no es corrupto, que no ha mentido” y que jamás ha favorecido a ninguna empresa.

Borea, teniendo a su lado derecho al presidente en la parte posterior central del hemiciclo, donde se acondicionó un espacio para que ejerza la defensa, dijo que vacar a un presidente no significa que no se le investigue.

Pidió que investiguen y que pregunten lo que quieran, pero dentro del debido proceso. Dijo que el presidente ha anunciado que está dispuesto que se abran sus cuentas bancarias y pidió a los congresistas presentes a que hagan lo suyo. “Crucifíquenlo, pero no antes”, remarcó el abogado.

Borea Odría consideró que la vacancia que se propone sí es un golpe de Estado, porque se altera un poder en beneficio de otro y eso es lo que no se quiere.

En otro momento, el abogado dijo que se pretendía discutir la figura del Presidente Kuczynski por un acto que sucedió supuestamente hace once años y que se trató de un descuido que lo calificó como una mentira, como un pecado venial.

El Congreso, expresó, está haciendo lo que lo que la ley no permite, es decir, no está discutiendo ni escuchando opiniones, solicitando papeles, pruebas. Agregó que debería tramitarse este proceso como una infracción constitucional, no como una vacancia por incapacidad moral permanente: “es peor que la pena de muerte para la gente de honor. ¿”Se le va a declarar incapaz permanente por eso hecho”?, preguntó Borea.

Durante su defensa, Borea Odría dijo que se estaba tratando de comparar que el juicio moral como un juicio político. Un juicio político podría ser si se actuó de manera impropia, de conveniencia política; y si es moral (como en este caso) no puede ser ‘analogado’ como un juicio político.

Más adelante comentó que el procedimiento establecido por la ley no es la vacancia moral a PPK, sino que si existen pruebas, que se llame a testigos y estudiar si las actividades fueron lícitas o no. Dijo que todo este proceso debe ser discutido y tendrá que ser llamado por lo que establece el artículo 117º de la Constitución. Resumió su posición señalando que se estaba desnaturalizando el proceso y que si se sigue el procedimiento de vacancia supondrá también la desnaturalización del juicio político.

El constitucionalista propuso un plazo razonable para discutir los hechos, según el debido proceso, y que las denuncias que se han realizado necesitan una demostración previa. Dijo que la única prueba para vacarlo es comprobar que PPK efectivamente hubiera gestado, ayudado, tramitado, en favor de alguien.

Concluida su intervención y la invocación a reflexionar “a raíz de las circunstancias”, el Presidente Kuczynski tuvo unas palabras finales durante cinco minutos para reiterar que había acudido al Congreso a fin de explicar sus actos y defenderse de las acusaciones infundadas.

Dijo que la sesión debe servir para hacer una profunda reflexión sobre el comportamiento político que hace daño a la institucionalidad del país. Reiteró que jamás ha mentido al pueblo, que era un hombre honesto y que él ni su empresa han contratado con el Estado.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *